Septiembre 6, 2023 Noticias

Trabajos Familiares comunidad que trabaja unida

Se hizo un llamado, donde se invitó a los apoderados a unirse y a trabajar juntos como una familia en este misión. Este año, la municipalidad de Colina facilitó un Centro de Viviendas Tuteladas (CVT), las cuales son viviendas que se entregan en comodato a adultos mayores vulnerables que son autovalentes pero que no cuentan con una casa donde vivir y sus redes de apoyo son mínimas.

Después de una serie de encuentros con los apoderados organizadores, se habló con los abuelitos del lugar, quienes compartieron sus problemas y necesidades. Tras varias reuniones, se definieron las tareas a llevar a cabo. El proyecto prometía ser extraordinario, pero requería un apoyo significativo de las familias.

Se formaron diferentes grupos de trabajo según las áreas de mejora: iluminación, salón multiuso, pintura, jardín, huerto, caminos y maicillos. También se crearon cuadrillas de mayordomía y tutoría, encargadas de asegurar que esta experiencia fuera inolvidable tanto para los abuelitos como para las familias del Colegio.

Trinidad Salas, CPP, nos comenta: “Llegó el día, nos encontramos con más de 80 familias inscritas y más de 200 niños. Todos con una energía y disposición increíbles. Estuvimos más de 4 horas sin parar trabajando y disfrutando en comunidad. Una mañana diferente que nos llenó el corazón a todos.

Los abuelitos no sabían cómo agradecernos, felices se dieron el tiempo de estar toda la mañana con nosotros y acogernos. Nos cocinaron sopaipillas, hablaban con los niños, estaban felices de esta oportunidad”.

Este logro no hubiera sido posible sin la gran comunidad Anselmina. No solo los padres organizadores o las 80 familias que se unieron temprano ese sábado fueron parte de esto, sino también aquellos que contribuyeron con donaciones y estuvieron atentos a lo que se necesitó  para asegurar el éxito de la jornada.

Continúa Trinidad: “Creemos que fue un cierre perfecto para este mes de servicio 2023, donde se pudo dar vida al espíritu de servicio Anselmino. Se puedo demostrar lo que podemos lograr como comunidad, visualizando a nuestros niños distintas realidades, qué significa ayudar al prójimo, educar y algo fundamental, vivir un minuto en familia de calidad”.

Además nos comparten:

Sebastián Landgren, apoderado: “Cómo familia es primera vez que participamos en esta actividad y fue una experiencia verdaderamente enriquecedora. Contribuir con la calidad de vida, en el lugar donde vivían los abuelitos fue gratificante y nos llenó de emoción ver sus sonrisas al ver el cambio. Trabajar en equipo, niños, papás, nos hizo sentir parte de una gran familia solidaria. Agradecemos a todos los organizadores por darnos la oportunidad de participar en estas instancias y dejar nuestro sello como comunidad anselmina”.

Tomas Edwards IIIºD: “Fue una buena experiencia que viví con un buen número de amigos cercanos. El lugar fue mejorando con las horas muy rápidamente, y la gran cantidad de gente presente no paró de trabajar. El cansancio que venía de llegar tan temprano un sábado desaDpareció en menos de una hora. El lugar tuvo una monumental mejora, y todos quedaron felices sabiendo que habíamos mejorado el día a día de las personas que vivían ahí”.

Constanza Smith, apoderada: “Primera vez que participábamos activamente en los trabajos familiares del colegio, nos fue muy gratificante encontrarnos con toda nuestra comunidad dispuesta ayudar y a entregar tanto fisica como emocionalmente en este caso a los abuelitos que tanto lo.necesitaba.
Fue una experiencia preciosa para nuestros hijos, ver otras realidades y ver como si nos unimos como un grupo que es todo el colegio logramos cosas maravillosas”. Familia Rudloff-Smith

Jennys González, apoderada: “Haber participado este sábado de la salida Familiar en la que pudimos apoyar la labor de arreglar las casas de los abuelitos fue una experiencia verdaderamente significativa para mi familia. Sabemos que el hecho de crear jardines, huertos, arreglar sus  techos y pintar  fue una excelente forma de embellecer su entorno, de darle nueva vida y alegría a sus espacios; fomentando así un ambiente saludable para ellos. Es importante recordar que su entorno físico influye en su bienestar emocional, por lo que estás mejoras pueden tener un impacto sensacional en su vida cotidiana. El haber entregado no solo cosas materiales si no poder regalarles momentos de entretención y diversión, ver las sonrisas en sus rostros mientras compartían y exploraban el lugar fue el mejor regalo. Me siento agradecida de haber podido participar de tan linda actividad y sobre todo orgullosa de pertenecer a esta gran comunidad San Anselmina”. Familia Catrón González