Abril 21, 2022 Noticias

Cómo vivimos Semana Santa

Luego de haber compartido la mesa con el Señor, y de haber recreado el lavado de pies que Él le hizo a sus discípulos, de caminar estación por estación entregándole a Cristo nuestras propias cruces en el Vía Crucis, tan característico del espíritu anselmino, a la espera de la Resurrección, el memorable encuentro familiar que se respiró en la Peregrinación al cerro y en todas las jornadas de esta Semana Santa, estamos agradecidos de haber vivido juntos el Triduo Pascual con toda la comunidad manquehuina en un profundo sentido de oración.

Nos comparten su experiencia:

Ramón Gimeno (A17): “Me quedo con la alegría y euforia que causa la resurrección de Jesús en mi vida y en la de los demás, que vi muy reflejado en la Vigilia Pascual y me llegó mucho que haya sido presencial, una liturgia tan importante tras dos años. Haber estado por 40 días en estado de recogimiento hace que ahora quiera alabar a Dios con mucha fuerza y, como mis palabras se quedan cortas ante su grandeza, solo puedo decir felizmente ALELUYA, el Señor ha resucitado”.

Maria Jesús Daly (A):  “Me tocó ir con la ruta a vivir este fin de semana en comunidad en una casa para aprovechar y vivirla todas juntas. Para nosotras fue una semana de mucho encuentro y reflexión donde tuvimos la oportunidad de conocernos muchísimo más entre la comunidad ruta y crecer juntas en nuestro camino. Vi las ganas que tenía la gente de vivir la celebración. En el Vía Crucis se notaba la entrega de todas las personas que participaban en las estaciones,en un ambiente de silencio y oración.  En la Peregrinación al cerro, había muchas familias “chochas”, siempre con los niños, aperrados subiendo, aunque no sabían mucho sobre la Semana Santa, igual estaban felices de estar ahí. Con el coro animando y cantando a todo pulmón para motivar a todos a seguir subiendo. Más tarde en la Vigilia pascual, reflexionamos con la ruta , terminamos en una celebración llena de familias o grupos de comunidad como nosotras, con música y un aperitivo muy rico que hicimos entre nosotras, celebrando juntos que Jesús había resucitado.
Yo nunca había participado en estas actividades, pero al estar juntas con la ruta nos concentramos 100% en estas celebraciones. Como comunidad vivimos un ambiente muy abierto entre nosotras de mucha unión con muchas experiencias personales y testimonios de la promesa, la Semana Santa y reflexiones de nuestras cruces y cómo Jesús carga también con ellas. Agradecida de poder haberme dado el tiempo, que pude entender desde un punto de vista más espiritual, la Semana Santa desde un sentido más personal que me lleva encontrarme cada a cara con Dios. Termino feliz por haberme dado un respiro y conectar conmigo misma”.

Bernardita Opazo (A17): “Tuve una aproximación diferente a la resurrección. No sólo celebré la resurrección de Cristo, sino que por medio de su acto de infinita misericordia y venciendo a la muerte, celebro mi propia resurrección. En esta vigilia me adentré detenidamente en cada una de las lecturas que relatan mi historia de salvación. Verdaderamente ha resucitado, y verdaderamente hoy tengo vida nueva con un llamado grande a la santidad”.

Carolina Fleischmann (Apoderada): “Termino muy agradecida de esta Semana Santa ya que todo estaba muy pensado para que viviéramos estos días juntos como familia. ¡Lo echabamos de menos después de 2 años! La caminata al cerro y el vía crucis fueron sin duda experiencias inolvidables para mis niños, quienes quedaron felices, emocionados y llenos de preguntas e inquietudes”.

Además, un grupo de 80 alumnos(as) y ex alumnos(as), realizaron el Sábado Santo, la Salida de Servicio, y visitaron tres lugares: la Fundación Hijos de la Calle,  Fundación las Rosas y el Liceo Eugenio Pereira Salas.
Comparte Faustina Debeza (IVºA): “Yo fui a Renca, a la fundación, donde servimos en una olla común a los asistentes. Habían distintas tareas para hacer, en mi caso hicimos pan para servir después de almuerzo a las personas. Fue increíble poder estar para esas familias, y a la vez de estar muy agradecida de tener la oportunidad de salir de mi zona cómoda para apreciar y vivir distintas situaciones a las que estoy acostumbrada. Las señoras del lugar fueron realmente muy simpáticas conmigo, me ayudaron, me enseñaron a hacer pan y me explicaron como era su día a día. Me impactó lo felices que eran todas las personas con mínimos detalles, la sencillez de cada uno y lo fácil que se deslumbran. Fue una experiencia que me llenó el alma, muy distinta y con muchos frutos deslumbrantes”.

 Martin Reyes (II°B): “El sábado fuimos a la fundación Las Rosas, que quedaba por Juan Pablo I. Ese día fuimos a limpiar los ventanales del lugar, luego de un tiempo limpiando paramos para hacer una espiritualidad. Para mi fue una gran experiencia ya que en vez de estar en mi casa sin hacer nada, pude dar mi pequeño grano de arena por los demás”.

 

 

 

 

WhatsApp-Image-2022-04-18-at-1.00.44-PM.jpeg

WhatsApp-Image-2022-04-18-at-1.00.45-PM-1.jpeg

WhatsApp-Image-2022-04-18-at-1.00.45-PM-2.jpeg

WhatsApp-Image-2022-04-18-at-1.00.46-PM-2.jpeg

IMG_4202.jpg

IMG_E4168.jpg

IMG_E4175.jpg

IMG_E4177.jpg

IMG_E4178.jpg

IMG_E4181.jpg

IMG_E4183.jpg

IMG_E4185.jpg

IMG_E4187.jpg

IMG_E4189.jpg

IMG_E4190.jpg

IMG_E4195.jpg

IMG_E4207.jpg

IMG_E4208.jpg

IMG_E4211.jpg

IMG_E4212.jpg

IMG_E4213.jpg

IMG_E4214.jpg

IMG_20220415_194451.jpg

IMG_20220415_200437.jpg

IMG_20220415_200524.jpg

IMG_20220415_201136.jpg

IMG_20220415_201200.jpg

IMG_20220415_201220.jpg

IMG_20220415_201830.jpg

IMG_20220415_201954.jpg

IMG_20220415_203202.jpg

IMG_20220415_203913.jpg

portsemsan.jpg

IMG_4249.jpg

IMG_E4249.jpg

IMG_E4251.jpg